Datos personales

Mi foto
valencia, valencia, Spain
We are a Spanish family. Our first daughter is from Guiyang (Guizhou) orphange Social Welfare Institue. Her adoptión was in January of 2002: Tao Mei Fang (Marimei) one year old. And our second daughter is from Nanchang (Jiangxi) Orphanage Ganzhou, in February, 2006. Her name Zhang Xiang Rou (Carla), twenty seven months old.

martes, 28 de abril de 2009

VAMOS A SER FAMILIA ADOPTIVA

No vamos a enseñar a nadie a ser padres.
Ser padres de nuestros hijos es una experiencia única de cada
familia, un permanente ensayo general, sin estreno definitivo posible.
Pero existen angustias, temores, muy comunes a todas las familias,
y otros más concretos, muy habituales en las familias adoptivas.
Nuestra esperanza no es más que quienes se puedan ver
reflejados en estas líneas, encuentren ánimo y apoyo,
y algo de claridad y sosiego, en las ideas que se lanzan
como respuesta a aquellas dudas que puedan ver como suyas.

VAMOS A SER FAMILIA ADOPTIVA…

……y todo es más complicado de lo que nos habíamos imaginado
¡hay tantos detalles a tener en cuenta…!
¡pueden aparecer tantos problemas…!
¡hemos de tener tanto cuidado…!
si lo llegamos a saber antes, igual no iniciamos la solicitud…
¡los otros padres no tienen que estudiar antes de serlo…!
¡ni tienen que hacer tantos papeleos…!
¡ni han de esperar tanto tiempo…!
¡……ni se les examina para ver si sirven para serlo!
a veces casi es mejor no plantearse demasiado las cosas…
cuando empiezas a darles vueltas,
se van complicando cada vez más,
y te entran las dudas….
sobre los motivos que nos llevaron a decidirnos,
sobre la conveniencia de la decisión,
sobre la capacidad propia para llevarla a cabo,
sobre la acogida que le darán los demás a la idea,
incluso si todo el esfuerzo al final se verá compensado
La idea de la adopción puede parecer, cuando se empieza a pensar en ella,
algo muy simple, sin mayores complicaciones que las que tiene cualquier familia
de las habituales, que ya de por sí tienen suficientes. Significa llegar a formar parte
de una familia muy especial para ciertos niños privados de un hogar propio y para
ciertos adultos con ansias de paternidad/maternidad.
Pensar en la adopción como una paternidad/maternidad de segunda clase,
o ver a las parejas infértiles como incapaces de ser personas completas son ya
actualmente prejuicios superados, propios de épocas pasadas; se puede ser
familia de muchas formas distintas, todas válidas.
Pero pensar por contra que es lo mismo ser familia adoptiva que familia
biológica puede ser, a su vez, otro prejuicio igual de erróneo y de problemático que
el anterior. A veces, sobre todo a medio y largo plazo, conlleva inconvenientes
incluso mayores. Es preferible ser conscientes de que cada una tiene sus
peculiaridades, y poder dedicar un tiempo a reflexionar sobre lo que supone tomar
la decisión de ser familia adoptiva.

Claro que esa toma de conciencia nos puede llevar a plantearnos que, si
hay que tener en cuenta tantas cosas, añadidas además a las complicaciones
normales, la adopción será entonces una carga dificilmente asumible. Se corre el
riesgo de caer en el extremo contrario, e incluso llegar a pensar si merecerá la
pena el esfuerzo.
Uno de los objetivos y deseos fundamentales que guían a la Administración
a la hora de establecer el proceso de adopción, es prestar el apoyo adecuado a
aquéllos que expresan su deseo de iniciar una andadura como familia adoptiva.
Entre las funciones que se le plantean a la Conselleria de Bienestar Social, en
todos los ámbitos de su actuación, una de las más apasionantes es precisamente
ayudar a la población a convivir satisfactoriamente con las múltiples diferencias
que, afortunadamente, conlleva el estar inmersos en una sociedad compleja,
variada y rica como la actual.
Al ofrecerles la presente publicación nos mueve el interés por desdramatizar
una realidad como la de la adopción, intentando plasmar la complejidad que
necesariamente supone, sobre todo en el caso de la adopción internacional, el
hecho de poner en contacto, de tener que coordinar, dos culturas, dos
Administraciones a veces totalmente dispares. Pero, a la vez, mostrando dicha
complejidad no como un obstáculo insuperable, sino como la posibilidad de
acceder de una manera diferente y, a la vez fascinante, a construir una familia.
Bueno, bueno, tampoco es para tanto
después de todo, un embarazo normal son nueve meses de
contínuos cambios, de cambios en las emociones, en las
expectativas, en el espejo y en el vestuario…
...y eso sólo para empezar, que las abuelas siempre dicen
que ahí dentro es donde menos molestan
para qué nos vamos a engañar:
¡ser padres es siempre complicado!
pero parece que esa forma de complicarse la vida sea muy
normal,
todo el mundo tiene hijos en algún momento y, si no se había
planteado que era complicado, no le queda más remedio que irse
dando cuenta conforme se va encontrando las complicaciones
Pues también puede estar bien complicarse la vida
siendo padres de otra manera……
claro que será una manera distinta en algunas cosas,
pero su complicación también puede resultar apasionante…
si antes de hacer algo tan definitivo nos damos la
oportunidad de reflexionar un poco,
y además, contando con gente que estará a nuestro lado
cuando nos haga falta…
¡podemos conseguir ser una familia muy especial!
Las mayores probabilidades de éxito, cuando nos planteamos ser familia
adoptiva, las tendremos si no caemos en ninguno de los extremos que antes
señalábamos: ni es cierto que la adopción sea una paternidad/maternidad de
segunda clase, ni lo es que sea lo mismo la paternidad adoptiva que la biológica.
No es ni mejor ni peor, es distinta.
Por ejemplo, en la maternidad biológica el embarazo va preparando
emocionalmente a la familia; antes de nacer el niño ya se van creando unos lazos
de unión entre unas personas concretas, cosa que en la familia adoptiva sólo irá
surgiendo con el tiempo, conforme se vaya teniendo delante a esa persona. Pero
el deseo de ser padres y la capacidad de dar amor son los mismos; es más, la
familia adoptiva se constituye teniendo en su base el afecto.
Las responsabilidades educativas son las mismas en ambos casos, en
cuanto que son padres y madres, pero hay tareas adicionales en la crianza
derivadas del origen, de la especificidad, de la génesis de ese tipo concreto de
familia: el niño posee, a priori, unas carencias evolutivas y afectivo-emocionales
que los padres deben ser capaces de llevar a buen puerto. Son niños que
necesitan lo mismo que todos los niños y más. No son un libro que se empieza a
escribir, sino que cuentan con una primera página con algunas líneas en blanco o
con borrones. La felicidad de los hijos adoptados dependerá en gran medida de la
especial capacidad reparadora de su padres.
Reconocer diferencias como estas puede ser una buena forma de asumir la
adopción como una forma válida de paternidad. Y además, precisamente esas
diferencias pueden dar un interés distinto a la nueva situación; hay que tener claro
que no son ni mucho menos obstáculos insalvables, sobre todo si se cuenta con el
apoyo adecuado.
Si nos ponemos a pensar…….
nuestro hijo no lo será desde el momento de su concepción
pero cuando sea nuestro hijo, lo será con su pasado….
(poco o mucho, siempre tendrá un pasado, una historia, que
nosotros no habremos vivido)
antes de conocerle ya tendrá nombre, que será parte de su
identidad
habrá sido hijo de otros padres que no habrán podido
cuidarle,
aunque hayan deseado hacerlo,
y habrán tenido que separarse…….
debe ser muy duro no tener más remedio que abandonar a
un hijo, por no tener posibilidad de criarlo…
reconocer esa incapacidad debe costar muchísimo,
se tiene que querer mucho a un hijo para decidirse a
ayudarlo de esa manera…
A la Administración le corresponde el atractivo pero arduo compromiso de
colaborar para que todo el proceso sea un éxito. Su misión es velar por el interés
del menor y adaptarse a las necesidades de aquellos niños cuyos padres
biológicos, por el motivo que sea, no pueden seguir teniéndolos como hijos.
Los niños y niñas que están en situación de ser adoptados no pueden
mantener los lazos de unión con la familia de la que nacieron. La posesión de una
identidad propia es una de las condiciones básicas para que una persona se
desarrolle de manera armónica y satisfactoria. Y la pérdida a una edad temprana
de dichos lazos de unión, añadida a todas las demás pérdidas que suele llevar
aparejadas, puede suponer consecuencias especialmente dramáticas para la
construcción de esa identidad.
En los primeros meses y años de vida el niño depende totalmente de los
demás para seguir vivo y madurar adecuadamente. Y, además, todavía no ha
tenido tiempo de aprender a reaccionar positivamente ante situaciones
complicadas, no cuenta todavía con habilidades propias para desenvolverse por sí
mismo.
El niño que está en situación de ser adoptado habrá tenido que pasar por
situaciones de pérdida o de carencia, ante las cuales lo normal es que no sepa
reaccionar de una manera adaptativa y comprensible para los adultos.
Y, de la misma manera, su madre biológica, su familia biológica, habrá
llegado a la decisión de darlo en adopción después de pensarlo mucho. Habrán
sufrido mucho para tomar esa decisión y, a pesar de dar el paso pensando en que
pueda ser lo mejor para el niño, la renuncia a seguir manteniéndolo con ellos y la
aceptación de no volver a saber nada más de él puede ser un momento muy
traumático, una herida que tal vez no llegue a cerrarse totalmente nunca.
Hacerse una imagen de una madre biológica sin sentimientos, sin
escrúpulos para abandonar a un hijo, podría servir a veces para justificar que
seamos los padres adoptivos los que vayamos a disfrutar con la presencia del
niño. Sería algo así como decir “nosotros nos merecemos más que ella tener un
hijo”. Pero, ni necesitamos compararnos, ni justificarnos, ni es cuestión de
acumular méritos; cada uno tiene sus circunstancias.
En cambio, la imagen que tengamos nosotros de ella, de mayor o menor
respeto y comprensión hacia su situación, será la que transmitamos a nuestro
nuevo hijo y, la que contribuya a que él se cree la imagen de su propia identidad.
En ocasiones, los niños, con su forma de razonar infantil, entienden que sólo
aquello que no es valioso, aquello que no es querido, acaba abandonándose como
se les puede haber abandonado a ellos en un momento determinado.
Por ello, si no se habla con ellos sobre los posibles motivos de abandono de
su familia biológica en términos de comprensión y de aceptación, pueden surgir en
ellos sentimientos negativos hacia sí mismos, imaginándose, por ejemplo, que si
se les llegó a abandonar fue por culpa suya, por haberse portado mal o ser malos
hijos.
y, en cambio, nosotros no podemos ser padres de una
manera normal,también es casualidad que nos haya tocado a nosotros no
poder tener hijos como los tiene todo el mundo, hijos biológicos…
o a lo mejor no es casualidad…
¿y si no vamos a servir como padres?
dicen que la naturaleza es muy sabia, y si no nos permite
tener hijos naturales, igual es mejor que no seamos padres de
ninguna manera …
¡aunque tampoco veo que tenga que ser así necesariamente!
a fin de cuentas, somos personas normales, como cualquiera
que quiere tener hijos,
claro que…
llevamos mucho tiempo con el tema de si adoptamos o no,
puede llegar a obsesionar la necesidad de tomar una
decisión,
le das tantas vueltas a si quieres hacerlo
y al porqué…

Existen múltiples problemas con los que nos podemos encontrar a lo largo
de nuestra vida, que parece que simplemente nos hayan tocado por suerte, porque
la naturaleza no es perfecta, o porque nadie elige dónde y cuándo nace, ni los
padres que le tocan.
En muchos casos, la decisión de adoptar parte de la imposibilidad de tener
hijos por otros medios. Y ello puede ser un problema con el que nos encontremos
precisamente en el momento en que deseamos tener hijos. Darse cuenta de la
infertilidad propia o de la pareja puede ser un duro golpe, mucho peor que tener
que asumir otros tipos de carencias. El sentimiento de dar continuidad a la propia
existencia es común a todas las especies vivas, y la esterilidad ha sido vista desde
siempre como una minusvalía, un tabú, e incluso un castigo por culpas cometidas.
Por motivos como estos u otros similares, muchas personas que se deciden
a solicitar la adopción de un menor han tenido que pasar por un proceso de duelo
(como cuando se pierde a un ser querido y se tiene que asumir la pérdida), aunque
en este caso se trata de aceptar la imposibilidad de tener hijos biológicos. Según
las circunstancias de cada uno, puede variar enormemente en su intensidad, en su
duración, en las reacciones que pueda provocar y en lo costoso de su elaboración.
Se puede tardar muchos años en llegar a la certeza de que no se va a
poder tener descendencia biológica, o se puede perder en un accidente fortuito a
un hijo de manera repentina. Pero cualquiera de los distintos duelos tiene que estar
cerrado, se tiene que haber podido volver a hacer una vida más o menos normal, si
se quiere acceder a la adopción en condiciones adecuadas de recibir al nuevo hijo.
Es algo así como cuando se pierde a la madre, siendo ella muy mayor y
habiendo pasado muchos años felices junto a ella. Al principio, la pena puede
impedirnos llevar una vida normal y satisfactoria. Pero, al cabo de un tiempo, esa
pena profunda se irá transformando en un buen recuerdo y en resignación por un
hecho que tenía que suceder antes o después, aunque nunca queremos que
ocurra. Y el curso de la vida volverá a su normalidad y volveremos a disfrutar con
las demás personas que tenemos a nuestro alrededor.
A la vez, para que el proceso sea completo, es fundamental ser conscientes
también de que la capacidad de ser padres, de tener hijos y de criarlos
satisfactoriamente, es algo diferenciado de la capacidad biológica de engendrar
hijos. Además, al igual que los padres biológicos, también los padres adoptivos son
capaces de generar vida. Como ya hemos comentado, los seres humanos, en
nuestras primeras etapas de crecimiento, dependemos por completo de los adultos
para tener posibilidades de llegar a desarrollarnos como tales. Y esa es una
responsabilidad que puede asumir todo aquel que esté dispuesto a ello.
¿Y cómo sabemos nosotros, además, que estamos preparados
para asumir las diferencias?
¿tenemos realmente claro que la adopción es una forma
válida de ser padres?
¿o nos preocupará tener que reconocerlo ante nuestros
hijos?
¿será bueno fijarse en cómo actúan los padres biológicos y
compararnos con ellos?
¿tendremos que demostrar que también somos válidos?
Porque… ¿nos estarán mirando todos con lupa?
Todos sabemos que, afortunadamente, no existen títulos de “padres
perfectos”, ni son necesariamente más naturales o más normales los hijos
biológicos o los hijos adoptivos, ni existe una relación directa entre capacidad
fisiológica y paternidad psicológica.
La naturaleza será muy sabia, pero no es perfecta, y por ello hay quien,
fisiológicamente, no puede engendrar hijos, de la misma forma que hay quien es
sordo desde que nace, o quien va desarrollando una miopía conforme va
creciendo.
Pero, normalmente, cuando se vive una pérdida o se asume una carencia
importante, como puede ser tomar conciencia de la infertilidad propia o de la
pareja, éste es un proceso muy personal, que cada uno va elaborando y al que se
va resignando poco a poco y por su cuenta, o como mucho compartiéndolo con la
familia más cercana. Sin embargo, cuando se inician los trámites para una
adopción, muchas personas entran a participar de una situación muy concerniente
a la intimidad propia. Parece que busquen, entre todos, ir a escarbar donde más
duele. Y, además, serán esas personas las que tendrán que elaborar los informes
psicosociales de las familias que solicitan ser padres adoptivos.
La Administración, efectivamente, tiene encomendada la responsabilidad de
asignar a cada niño una familia que se haya valorado como idónea para adoptarlo.
Pero esa valoración no es, ni mucho menos, la parte más importante del proceso.
Casi cualquier familia, concediéndose un poco de tiempo para la reflexión, puede
estar perfectamente capacitada para ser familia adoptiva. Y si en un momento
concreto no lo está, tampoco tiene porque ser nada irreversible o determinante
para el resto de su vida.
Con la idoneidad no se buscan padres perfectos, sino normales, aunque
también es muy complicado establecer qué es ser normal. Hemos de ser
conscientes de que nadie está en posesión de la verdad. Lo fundamental es tener
la suficiente flexiblidad, y a la vez firmeza de ánimo, como para asumir con
paciencia y generosidad las distintas posibilidades y condiciones en las que se va
a recibir al nuevo hijo. Habrá que poseer capacidad reparadora y disponibilidad
para dar amor a un hijo que habrá sido objeto de maltrato, en mayor o menor
medida, ya que todo abandono lleva implícito ese sufrimiento psíquico y en
ocasiones físico en la infancia.
Además, es importante tener claro que el destino de los informes, que se
realizan a todos los solicitantes de adopción, no es exclusivamente valorar su
idoneidad como futuros padres adoptivos, compromiso que tiene asumido nuestro
país por la legislación vigente en los convenios internacionales. Su razón de ser,
en gran medida, es la conveniencia de poderles presentar adecuadamente ante los
técnicos encargados de asignarles a su futuro hijo, en su país de origen. La
selección de las familias ha de hacerse en función de las necesidades de los niños
que hay dispuestos para ser adoptados, más que en base a una lista de
características establecidas a priori. Y es por ello y por la dispar estructura
administrativa de cada país de origen que, en muchos casos, la espera para recibir
al nuevo hijo se prolonga más de lo que todos desearíamos.
La Administración, en definitiva, tiene la responsabilidad de facilitar unas
condiciones de desarrollo satisfactorias a aquellos niños que no han podido
disfrutar de ellas con su familia biológica. Y esa responsabilidad no sólo se limita al
hecho puntual de asignar una familia a un niño. Dicha asignación forma parte del
complejo proceso que va desde el momento en que la familia expresa el deseo de
adoptar a un niño hasta que la propia familia asume satisfactoriamente su
condición, y convive con naturalidad con las características peculiares de ser
adoptiva.
Por ello se plantea un nuevo modelo, compuesto por diversas fases
(Información, Formación, Valoración, Acoplamiento, Seguimiento y Servicio Postadopción1)
que, a modo de eslabones, intenta adaptarse, en primer lugar, a lo que
son las necesidades particulares de los niños que están en situación de
adoptabilidad, y además a lo que es la realidad de una familia adoptiva en cada
momento por el que atraviesa.
¡Ya vamos a recogerle!,
¡ya nos han dicho cómo se llama!
¡cuántas cosas nos podemos imaginar!
¿cómo será?
¡qué nervios!
¿le pareceremos bien?
¿tendrá ganas de vernos?
¿qué podremos hacer para que esté a gusto con nosotros?
¿qué tendremos que llevarnos para recibirle bien?
¿nos volvemos lo antes posible a nuestro hogar o nos damos
un tiempo de viaje turístico por su país para conocernos mejor y
aprovechar el hecho de haber ido hasta allí?
A veces nos encontramos con personas que, al ponerse delante de un niño
consiguen ganárselo enseguida; son personas con facilidad para conectar con los
más pequeños, con las que se ve que cualquier niño se queda a gusto.
Está claro que cada uno tenemos nuestro carácter, y que sería absurdo
pretender ser lo que no resulta natural. Pero, si nos fijamos un poco, hay pequeños
detalles que se puede intentar tener en cuenta, en el momento de situarnos
delante de un niño o una niña con el que nos encontramos por primera vez, y que
esperamos que, poco a poco, nos llegue a sentir como padres.
No pretendemos elaborar una fórmula magistral, pero al menos
señalaremos algunas pinceladas que pueden resultar útiles en los primeros
momentos:
􀂪 ponerse físicamente a su nivel,
􀂪 mirarle y dirigirse a él sin prisas,
􀂪 sonreír sin esperar que sonría,
􀂪 no hablar mucho, y hacerlo despacio, sobre todo si su lengua materna no
es la nuestra,
􀂪 gesticular todo lo que se pueda, acompañando a las palabras, pero que
los gestos sean pausados, sin movimientos bruscos,
􀂪 probar a imitar algún gesto o expresión suya sonriendo,
􀂪 ir intentando el contacto físico poco a poco, sin agobios,
􀂪 no esperar reacciones normales a nuestras expresiones,
􀂪 reconocer la normalidad de estar todos un poco nerviosos,
􀂪 darse y darle tiempo.
Englobando todo lo anterior, es importante proveerse de grandes dosis de
generosidad y de amor incondicional. No por vernos inicialmente rechazados o
poco aceptados vamos a fracasar, a la larga, en nuestro nuevo papel. En ese
mismo sentido, vale la pena también que nosotros intentemos aparcar en ese
primer momento cualquier juicio que nos pueda surgir sobre su apariencia física o
sus reacciones, y no porque no haya que hacerlos si son positivos. Pero, en caso
de que hubiera algo negativo, nos puede condicionar para establecer ese primer
contacto, siendo algo que carece de importancia y que puede resultar totalmente
pasajero.
Si el contacto se hace de forma paulatina, es decir, si después del primer
encuentro hay ocasión de verse alguna vez más, antes de que el niño se quede
definitivamente con los nuevos padres, será bueno ubicarle lo antes posible,
aunque no nada más entrar en contacto, tanto sobre quiénes somos como sobre
nuestro deseo de que venga a vivir con nosotros. Aunque normalmente ya se lo
habrán explicado sus cuidadores, será bueno que lo oiga de nuestros labios.
También estará bien explicarle el viaje de ida al nuevo hogar (sobre todo si se trata
de una adopción internacional), prevenirle sobre su duración, a la vez que se le
anima a realizarlo.
En estos momentos de contactos iniciales se puede echar mano, para
ofrecérselos y observar su reacción, de objetos variados que tengamos a nuestra
disposición: lápices, papeles, fotos u otras cosas que llevemos dentro del bolso. No
hace falta proveerse de juguetes o instrumentos sofisticados para llamar su
atención. Cualquier cosa, acompañada de una explicación y mostrándole cómo se
puede utilizar o el interés que puede tener, servirá para interactuar con él e ir
teniendo una guía sobre sus preferencias.
Si, por su edad y país de origen, ya maneja otro idioma distinto al nuestro,
será bueno conocer algunas palabras y expresiones del mismo, sobre todo para
facilitar nuestra comprensión de lo que él nos quiera decir. Pero, a la hora de
expresarnos nosotros, vale la pena acompañar nuestro lenguaje hablado con
gestos, y dirigirnos a él de entrada tal como hablamos nosotros. Será la forma más
natural de darnos a conocer desde el principio. Entre otras cosas, es bastante
probable que intentemos hablar en su idioma y no lo hagamos de forma lo
suficientemente clara como para que nos entienda.
Una duda que se plantea a veces en adopción internacional, a la hora de
imaginar el viaje para recoger al nuevo hijo, es si un viaje así dará para dedicar
unos días a recorrer un poco el país, que seguro que resulta lo suficientemente
atractivo como para ser visitado y conocido. Antes de entrar en contacto con el
niño, sí que suele haber un periodo de espera, aunque muy irregular e
imprevisible.
Pero cualquier familia que ya tiene al niño, y sobre todo cuando ya está la
documentación arreglada, está deseosa de volver a casa. Cabe pensar también
que cualquier niño, sobre todo si ya no es un bebé y va siendo consciente del
entorno que le rodea, estará impaciente por conocer su nuevo hogar, y por
empezar una vida normal en familia. Habitualmente, por tanto, en cuanto sea
posible se realizará el viaje de vuelta, para situarse en lo que va a ser el
funcionamiento normal a partir de entonces.
Más adelante, cuando el niño sea más mayor y estén bien claros los lazos
de unión de la nueva familia adoptiva, será muy interesante y satisfactorio para
todos que, por ejemplo, en unas vacaciones o con motivo de alguna celebración,
se organice un viaje a conocer todos juntos el país de origen del niño. Esta puede
ser una manera lúdica y entrañable de que éste asuma completamente su
identidad, tanto porque se dará cuenta de que existe mucha gente allí con rasgos
étnicos similares a los suyos, como porque los padres adoptivos le podrán
transmitir el respeto y el interés que sienten por sus orígenes.
En este sentido, existen ya en nuestra Comunidad asociaciones que reúnen
a familias adoptivas de orígenes concretos, que organizan fiestas y otras
actividades conjuntas, e incluso preparan viajes colectivos con dicha finalidad.
y… ¿realmente nos llegaremos a sentir una familia todos
juntos?
¿qué podremos hacer para sentirnos padres e hijo/a?
Porque una cosa es que nos den la documentación
y nos traigamos a un niño a casa y le arreglemos una
habitación,
y otra bien distinta es que nos sintamos una familia…
la adopción será ya definitiva desde que nos den al pequeño
y se venga con nosotros, y tengamos los documentos en orden,
pero no podemos pensar que las cosas vayan a funcionar
rodadas desde el primer momento y para siempre,
y que no nos entren dudas, momentos de desánimo, o incluso
de desesperación…
¡…pero si hasta a los padres más maravillosos les entran ganas
muchas veces de tomarse unas vacaciones, de desconectar!
Al inicio de cualquier relación, si se quiere que ésta tenga futuro, se ha de
pasar por una fase de acoplamiento, en la que cada una de las personas
interesadas necesariamente habrá de hacer un esfuerzo de adaptación a las
costumbres, intereses y necesidades del otro.
Una pareja que empieza a convivir en un mismo hogar, después de
conocerse durante un tiempo más o menos prolongado, necesita de grandes dosis
de ilusión, paciencia, generosidad y capacidad de empatía, en definitiva de amor,
por parte de ambos para que dicha convivencia tenga éxito. Y eso es así a pesar
de conocerse ya anteriormente y de ser los dos personas adultas, decidiendo
libremente y eligiéndose el uno al otro.

En el inicio de una familia adoptiva, todas las circunstancias nos llevan a
pensar que lo normal es que sea todavía más complicado: ninguna de las dos
partes de la nueva relación ha elegido expresamente a la otra y se encuentran por
primera vez para ya empezar a convivir directamente. Además, uno de los dos es
un niño pequeño, para el que los adultos piensan que será bueno tener unos
padres, pero al que normalmente no se le habrá preguntado si quiere irse a vivir
con ellos (aunque en algunos casos, sobre todo en niños mayores, sí que se les
consulta), ni es probable que su corta vida anterior haya sido lo suficientemente
ilusionante como para tomarse una nueva relación con ánimo.
A partir de estas premisas, la ilusión y la paciencia, fundamentalmente de
los nuevos padres, y del apoyo de los que les rodean, familia, amigos y
profesionales, han de conseguir crear unos vínculos afectivos, unos lazos de unión
que se traduzcan en un deseo de estar juntos, necesarios para llegar a sentirse
una familia.

-a lo mejor nos encontramos que reacciona de manera
inesperada,
que llora por nada,
o que no sonríe,
o que tiene reacciones agresivas sin motivo,
o que tiene miedo por cosas sin importancia,
o que se nos pega para ir a todas partes,
o que se va con todo el mundo menos con sus padres,
o que no es todo lo inteligente que nos gustaría,
o que parece no darse cuenta de nuestros sentimientos…
Uno de los temas que más habitualmente provocan ansiedad a los nuevos
padres adoptivos es no saber cómo va a reaccionar el niño, cómo se va a portar, si
se entenderán, si podrán contactar fácilmente. Al no conocerse desde el principio,
pueden haber pasado antes cosas que influyan en su manera de ser, y se teme no
saber reaccionar adecuadamente.
Efectivamente, según cómo haya ido su evolución previa y si ha sufrido más
o menos carencias o pérdidas significativas, la reacción del nuevo hijo ante nuevas
situaciones puede variar enormemente. El mismo niño puede irse de un extremo
agresivo a otro pasivo en poco tiempo, puede volverse inexpresivo, desconfiado o
miedoso, o puede buscar de forma exagerada el contacto físico o agradar a los
demás.
Muchas reacciones inesperadas y otras condiciones particulares, y la falta
de preparación para asumirlas, dificultan a veces, desde el inicio de la relación,
que se establezcan unos lazos de unión satisfactorios. Y una dura consecuencia a
medio o largo plazo, que se está observando ya en otros países con larga tradición
en adopción, es el fracaso de la familia adoptiva en su intento por serlo. Esto se
hace patente, sobre todo, cuando el hijo llega a la adolescencia, cuando va
tomando conciencia de su identidad por sus propios medios, y reclama a los
padres explicaciones, información o, a veces, incluso disculpas por haber decidido
tenerlo como hijo.
Por muy pequeño que sea el niño en el momento del encuentro, existen al

menos cuatro condiciones básicas que conviene tener en cuenta a la hora de
iniciar la nueva relación:
- Antes de nacer ya poseerá una herencia genética que, sencillamente, no
será la de los padres adoptivos; y no decimos con ello que sea mejor o peor, será
otra y nosotros no conoceremos más que las características comunes a su etnia,
no podremos anticipar que vaya a ser más o menos alto, más o menos fuerte, o
más o menos moreno.
- Durante la época de gestación y la que rodea inmediatamente al parto,
los cuidados recibidos, la alimentación y la fortaleza de la madre biológica para
llevar adelante el embarazo, condicionan la formación del feto y su evolución
inmediatamente posterior al parto; el desarrollo neurológico, por ejemplo, no se
completa hasta algunos meses después del nacimiento, y los cuidados recibidos
en este periodo condicionan bastante la adquisición de algunas habilidades
intelectuales y características de la personalidad.
- El tipo de relación que se establezca con el bebé desde el momento del
nacimiento, los vínculos que consiga con su madre biológica o con otras personas
que estén a su alrededor, si sus relaciones son más o menos intensas, estables o
fiables, suponen una parte fundamental de su experiencia más temprana; la forma
de vincularse afectivamente con las demás personas es una de las primeras
pautas de funcionamiento que aprende e interioriza cualquier bebé, lo cual quiere
decir que, en función de la experiencia inicial que haya tenido, va a tender a
relacionarse de una manera o de otra; no es lo mismo, como veremos luego, que
se hayan establecido unos vínculos seguros y estables, u otros inseguros o
desorganizados, o que no se hayan llegado a conseguir vínculos de ningún tipo.
- La edad que tenga en el momento del encuentro con los nuevos padres,
lógicamente, va a condicionar que las relaciones se establezcan de una manera o
de otra; pero, en este sentido, hay que tener en cuenta que las pautas evolutivas
que tenemos como referencia en nuestro entorno social y cultural, es decir, lo que
estamos habituados a que hagan o sepan los niños a cada edad, no se puede
aplicar directamente a otros distintos; la capacidad de comunicación verbal, el nivel
de razonamiento o el interés por un tipo de juego u otro puede variar
tremendamente de unas culturas a otras y de unos niveles de desarrollo a otros.
En concreto, como comentábamos antes y tal como sucede con cualquier
bebé, según la forma en que se hayan relacionado sus cuidadores anteriores con
el nuevo hijo, según como se hayan vinculado con él desde el momento de su
nacimiento, éste se habrá acostumbrado a reaccionar de una manera o de otra,
como forma casi instintiva de conseguir la atención y los cuidados de dichos
adultos. En base a estas costumbres adquiridas en su escaso tiempo de vida, ya
se pueden observar posteriormente algunas formas de reaccionar casi
automáticas, cuando el niño entra en contacto con nuevas personas. Nos podemos
encontrar, así, reacciones que nos resulten sorprendentes porque no serán las que
habitualmente tenga un niño de nuestro entorno.
Un mismo niño puede mostrar, durante el tiempo en que se vaya adaptando
a su nuevo hogar, conductas muy variadas. Pero lo normal es que tienda a
reaccionar y a comportarse de una manera más o menos característica, que
dependerá en gran medida de su experiencia previa, y que en algunos casos,
como los siguientes, puede provocar cierta preocupación:
• En ocasiones, el niño se pega enseguida a cualquier persona
mínimamente significativa, con la que se relaciona satisfactoriamente, aunque se
acaben de conocer; posteriormente, cada vez que pierda de vista a esa persona
con la que se ha vinculado, o tema la posibilidad de que ocurra una nueva pérdida,
puede sufrir enormemente, llegando incluso a bloquearse. En un caso así, los
lazos de unión, o vínculos afectivos, con los que haya contado previamente el niño
es probable que hayan resultado angustiosos, que se le hayan dado unos cuidados
escasos, inseguros o carentes de la atención y la empatía adecuada, en el caso,
por ejemplo, de madres jóvenes, inexpertas y agobiadas con la inseguridad de su
propia existencia. Esto le llevará a no confiar en que se quiera estar con él, no
estará seguro de ir a contar con alguien a su lado cuando lo necesite, y puede
verse una angustia de separación muy marcada, es decir, un sufrimiento
importante al perder de vista a la persona con la que ha establecido un mínimo
vínculo, e incluso al temer que esto ocurra.
• Otros niños pueden mostrar especiales dificultades para adquirir nuevos
hábitos y también, en ocasiones, bloqueos, falta de expresividad o aspecto de
estar congelados, pero sin que se pueda entender si ha habido una causa directa
para ello. Los vínculos establecidos con sus figuras de cuidado previas tal vez no
hayan tenido una estructura clara ni una relación estable entre lo que el niño hace
y las consecuencias que obtiene; no habrá tenido en su entorno a nadie accesible
como fuente de seguridad y alivio, muchas veces porque los propios adultos con
los que haya estado habrán sufrido una vida desorganizada o una importante
inestabilidad afectiva, dadas las condiciones de su entorno, y no habrán sido
capaces de transmitir coherencia o estabilidad a la vida del niño.
• Sobre todo en niños mayores, podemos encontrar a veces problemas
para formar vínculos nuevos, desconfianza, esfuerzos por actuar lo más posible de
manera independiente, con expresiones del tipo “no puedo confiar en que vayas a
estar junto a mí cuando te necesito, por lo que voy a contar sólo conmigo”; estas
actitudes se pueden dar por relaciones previas evitativas, es decir con cuidadores
que no han querido o, más probablemente, no han podido atenderlos y darles todo
el cariño necesario, muchas veces por tener que luchar por conseguir la
supervivencia de la familia; por miedo a nuevos rechazos, cada vez más dolorosos,
y después de haberse tenido que acostumbrar a valerse por sí mismos todo lo
posible, niegan tanto que necesiten el afecto de los demás como que deseen dar a
la vez el suyo a nuevas personas.
• Puede darse, asimismo, la posibilidad de que el niño no haya llegado a
tener la ocasión de unirse afectivamente a nadie en concreto, si, por ejemplo, ha
ido pasando de un lugar a otro y no ha tenido una figura de referencia lo
suficientemente estable y duradera, que haya atendido a la evolución de sus
necesidades básicas. Como consecuencia, se pueden detectar profundas
carencias madurativas, pero también importantes dificultades para adquirir hábitos
estables y para expresar sentimientos de apego, dada la falta de atención sufrida.
Se pueden detectar también en ocasiones, en estos casos, reacciones extrañas,
como automatismos o movimientos estereotipados, es decir, repetitivos y sin
sentido aparente, adquiridos habitualmente para compensar la falta de
estimulación externa.

¿Qué podrá significar que se muestre tan extraño?
¿habremos hecho algo inadecuado?
¿será que no quería venirse con nosotros?
¿no le caeremos bien?
¿no seremos buenos padres?
¿es que no llegaremos a congeniar nunca?
¿llegará a comprender nuestras intenciones?
¿cómo conseguiremos que llegue a querernos?
¿O, tal vez, ha sido tan dura la situación anterior
con sus padres biológicos y con sus otros cuidadores
que le ha quedado un mal carácter irreversible?
Todas las posibilidades apuntadas antes, hay que saber que son sólo eso:
posibilidades. No necesariamente tienen que aparecer una u otra circunstancia, o
una combinación de varias. Pero si tenemos presente y muy claro que su
existencia no depende directamente de nuestra actitud o de la situación actual,
sino que pueden ser fruto de experiencias previas, la ansiedad ante su aparición
disminuirá y nos dará más confianza para continuar, dándole a nuestro nuevo hijo
el cariño necesario para que los problemas vayan disminuyendo, y se vaya
estabilizando su estado de ánimo y su carácter.
Los problemas pueden aparecer cuando se espera de los niños que son
dados en adopción que se relacionen con sus nuevos padres como niños
vinculados de forma segura. Los niños que han tenido, desde su nacimiento, un
entorno social que haya facilitado su seguridad y su confianza, coherente en su
actuación y que haya satisfecho sus necesidades, se muestran relajados,
confiados y dispuestos a disfrutar de nuevas experiencias. Pero esa no es la
situación habitual de un niño que está en disposición de ser adoptado.
Si se espera que la actitud del nuevo hijo adoptado sea la normal de
cualquier niño, sorprenderá que sus reacciones no sean contingentes, es decir que
no guarden una relación directa con los mensajes que se le manden. En ese caso,
al no obtener la reacción esperada, los nuevos padres corren el riesgo de sentirse
desconcertados y de desanimarse, porque puede resultar desalentador y poco
gratificante unirse afectivamente, establecer una relación personal, con un niño
que no responde a las expectativas que se habían creado.
Por contra, si se asume la posibilidad de que aparezcan dificultades, no nos
sorprenderá su aparición. A base de grandes dosis de paciencia, generosidad,
ilusión y, sobre todo, amor desinteresado y de larga duración se irá compensando
su desorganización, sus reacciones extrañas y sus pérdidas y carencias previas.
Es posible también que en ocasiones venga bien una intervención especializada,
que nos ayude a entender y manejar la situación, y habrá que asumir que es
importante saber pedirla a tiempo, antes de que las relaciones se vuelvan
demasiado tensas o se cronifique una forma de convivir insatisfactoria para todos.
Conforme se va dejando pasar el tiempo así, cada vez es más difícil retomar la
ilusión inicial. Y hay que tener claro que es normal necesitar la ayuda de los demás
en situaciones tan complejas, y ser consciente de las propias limitaciones puede
ser un signo de madurez personal.
La situación en la que llega nuestro nuevo hijo nunca es irreversible. Los
niños son siempre más flexibles de lo que imaginamos, son capaces de
evolucionar positivamente a partir de situaciones realmente duras, sobre todo si
cambian a un entorno acogedor, relajado y que ofrezca seguridad y estabilidad. Y,
además, saben hacerse merecedores, con sus escasas habilidades infantiles, del
cariño y de la atención de los que les rodean.
Sólo dos ideas básicas hay que tener claras, en cuanto a nuestra actitud
general como nuevos padres:
• No amenazarle nunca con el abandono como forma de conseguir su
atención, ni culpabilizarle de nuestros males o de los de otros familiares como
forma de hacerle reflexionar sobre su comportamiento,
ideas como, por ejemplo, que desde que está con nosotros
no dormimos tranquilos, aunque sean expresadas sin
darles mayor importancia, para el niño pueden significar
una terrible amenaza, dado que si no estamos a gusto con
él, igual pensamos en abandonarle, tal como ya lo han
hecho antes otros.
Si se observan reacciones de bloqueo o de sufrimiento desmesurado, cabe
pensar en que haya sentido una amenaza en este sentido. Vale la pena intentar
inicialmente que no sufra más, que se sepa acogido, ser sinceros y reconocer
nuestra inexperiencia, expresándonos claramente en ese sentido y sobre cuál es
nuestro ánimo real, y dándole tiempo a él, a su vez, para que se vaya
tranquilizando; todos nos tenemos que acoplar, es normal que al principio no
sintamos ni verdadera necesidad ni capacidad clara de vinculación, pero hemos de
expresarle todas las veces que haga falta que nunca vamos a abandonarle, que
somos una familia para todo y para siempre.
• No perder de vista, por otra parte, que nuestro objetivo último es, en todo
caso, que nuestro hijo sea una persona madura, autónoma y capaz de disfrutar
con sus propios logros y posibilidades de desarrollo. Por ello, es fundamental que,
a pesar de armarnos de paciencia y de mostrar sensibilidad y amor incondicional,
mantengamos una actitud estable y coherente con lo que son los principios
habituales para educar a cualquier hijo.
Siguiendo con el ejemplo anterior, aunque no debemos
transmitirle que exista una relación directa entre
nuestros problemas de sueño y su llegada, eso no significa
que un horario de sueño estable no sea importante;
aunque cueste conseguirlo, es importante para él que
mantengamos como objetivo que duerma una cantidad
suficiente de horas y con un horario adecuado.
Pero seguro que, a pesar de todo, en alguna ocasión nos
desconcierta con su manera de actuar,
que no hay forma de que tenga un horario de sueño estable,
o que no quiere comer un buen plato de paella,
o que no atiende a lo que se le pide,
o que no se distrae con nada (¡ni con los anuncios de la
tele!),
o que es él el que nos dice a nosotros cómo tratarle (¡como
si fuera él el padre y nosotros los hijos!)
o que parece que no sepa jugar…
¿y qué podemos hacer entonces?
porque, no sabiendo qué ha pasado antes, igual estropeamos
más las cosas que las arreglamos,
¿nos enfadamos?
¿le castigamos?
¿le damos explicaciones sobre cómo vemos las cosas?
¿le dejamos tiempo, hasta que se vaya dando cuenta de
cómo pensamos que puede hacer las cosas?
¿no se supone que todos los niños, cuando son pequeños,
juegan con cualquier cosa?
A lo mejor, sí que hay algunas cosas que podemos tener previstas. Por
ejemplo, si nos asustamos o nos sorprendemos demasiado de sus reacciones, o
tenemos mucha prisa porque se acomode a nuestros ritmos y nuestras
costumbres, o pretendemos razonar todo lo que hacemos y que nos comprenda a
base de explicárselo todo de manera minuciosa… igual lo que conseguimos es
transmitirle nuestra angustia, y eso no ayudará a crear un clima de confianza.
Uno de nuestros objetivos fundamentales en los momentos iniciales y ante
cualquiera de estos tipos de reacción (un mismo niño puede reaccionar de muchas
maneras distintas) es que el niño constate que su relación con los demás tiene
unas consecuencias estables en su entorno, es decir, que se vaya dando cuenta
de que siempre que muestra él una conducta, nosotros reaccionamos de una
manera clara y sistemáticamente igual, aunque a veces tenemos que reconocer
que eso puede dar mucha pereza.
Cuando un niño se despierta siempre muy pronto, incluso
de madrugada, es normal que llegue a la noche muy
cansado, y por lo tanto muy pesado, con lo cual la
tentación habitual es intentar acostarlo lo antes posible,
para poder descansar todos. Pero, claro, conforme se le va
acostando más pronto, va despertándose antes por la
mañana y, sin darnos cuenta, la situación puede ir
empeorando. Habrá que tener la suficiente paciencia
como para, entre otras cosas, aguantar por las noches
cada vez un poco más, y durante un periodo prolongado
para que, poco a poco, vaya cambiando el hábito de por
las mañanas.
Puede ser una tentación muy grande asumir que el niño
es poco dormidor y que vale la pena acostarlo pronto, para
que por lo menos duerma algo. Pero así no haremos más
que agravar el problema.
En otros casos, más que el hecho de que hagamos algo concreto, lo que va
a influirle es que expresemos alegría por lo que él hace bien, o que no prestemos
atención a lo que no resulta acertado. Sólo en el caso de que sea algo realmente
molesto o problemático, aparte de comprender que no lo supiera, habrá que
explicarle nuestras costumbres, no prejuzgando que ya debería saberlo.
Un niño, por ejemplo, de tres o cuatro años al que llevemos
de paseo puede ser especialmente movido, y será capaz de
recorrer el triple de espacio que nosotros en el mismo
tiempo. Y nuestra urgencia porque se dé cuenta de que
debería estar más tranquilo nos puede angustiar
enormemente y no solucionar nada. Es preferible tener
prevista la posibilidad de que se quiera mover, y pasear
por sitios tranquilos y seguros, a la vez que se le va
explicando que puede haber tiempo para todo, para
moverse y para estar quieto, y que se va probando a hacer
cosas con él distintas a dejarle correr y ya está, mientras
estamos nosotros sentados en un banquito hablando con
los amigos.
No es cierto que el juego sea algo que en cualquier niño
surge espontáneamente, se puede aprender a jugar y
puede ser muy gratificante enseñarle a nuestro hijo.
La mejor manera de que cualquier niño se guíe por unas normas y unas
costumbres, que sus mayores consideran adecuadas, es que él mismo las asuma
como propias y conozca los beneficios que le puede suponer dicha actitud, es
decir, que interiorice los modelos que se le van mostrando. Pero cuando un niño
llega con unas costumbres distintas, normalmente menos beneficiosas para sí
mismo, es importante que nos mostremos coherentes en nuestros criterios, que le
demos estabilidad y regularidad a nuestras rutinas, pero, a la vez, que seamos
sensibles a sus necesidades, y, aunque sea algo que ya hemos repetido,
dispongamos de un amor de larga duración.
La paciencia, el estar dispuestos a mantener el amor a pesar de todo, es
una actitud importante. Muchos familiares y amigos pueden mostrarse,
inicialmente, muy dispuestos a apoyar y ayudar en lo que haga falta a los nuevos
padres adoptivos. Su colaboración será determinante en los primeros momentos
de llegada del nuevo hijo. Son días en los que hay que pensar en un montón de
cosas que no se habrán podido prever de antemano. Las condiciones en las que
llegue el niño pueden variar enormemente, sin que se pueda anticipar demasiado
con la descripción que se nos haya hecho antes de ir a recogerle.
Pero el interés y, más aún, la capacidad para mantener la colaboración se
van acabando con el tiempo. Lógicamente, cada familia y cada persona tiene su
vida y sus ocupaciones, y poco a poco irán retirando su apoyo a los nuevos
padres, sobre todo en cuanto a dedicación de tiempo. Además, cuando el niño
llega con carencias o problemas especiales, y cuesta, por ejemplo, que adquiera
unos hábitos estables, puede ocurrir que los que rodean a la familia se vayan
cansando de seguir intentándolo. Sin embargo los padres, aunque sean los únicos,
deben mantener la misma actitud coherente y estable con la que empezaron. Es su
familia, tal como ellos lo habían deseado, y son ellos los que habrán de darle un
futuro satisfactorio.
Normalmente, cuando se plantean cuestiones de educación de los hijos en
general, un aspecto de la actitud de los padres en el que los profesionales suelen
estar bastante de acuerdo es en que, si se cede fácilmente a las manías, gustos,
urgencias o deseos inmediatos de los hijos, cada vez va siendo más difícil negarse
y que nos hagan caso si intentamos mantenernos en nuestro empeño de negación
del deseo. Pero, en nuestro caso, el nuevo hijo puede vivir como una amenaza
muy seria de rechazo que tomemos esa recomendación al pie de la letra, con lo
que nos encontraremos con un bloqueo del que puede ser difícil salir.
Si se pretende que se acostumbren a comer de todo, puede
estar bien mantenerse firme en que no coman el postre
hasta que no se hayan acabado los platos anteriores. Pero
el tipo de alimentos que le ofrezcamos, por muy apetitosos
y sanos que nos resulten a nosostros, pueden no tener
nada que ver con sus costumbres previas. Y mantener desde
el principio que coma lo que le ponemos delante puede
resultarle a él muy amenazante y a nosotros muy
frustrante.
Es preferible, en cambio, no pretender empecinarnos en
conseguir todo lo que nos proponemos a la primera, y
ceder antes de que resulte demasiado complicado.
Pero, en todo caso, y manteniéndonos en el criterio de
que es bueno que se acostumbre a comer de todo,
seguiremos intentando conseguirlo en ocasiones
posteriores, fijándonos metas más pequeñas con las que ir
habituándole paso a paso, expresándole a la vez nuestra
satisfacción cuando vaya captando los beneficios que, a la
larga, tiene dicha idea.
Hemos de reconocer que el tener cuestiones como las anteriores en cuenta
puede añadir complicación a una tarea ya tan complicada como el ser padres. Es
muy fácil caer a veces en sentimientos o expresiones, fruto del puro cansancio, de
rencor o de desprecio hacia los culpables del equipaje con el que ha llegado el
niño. Y esas expresiones se las podemos transmitir a él, o incluso tomarlo a él
mismo por culpable de sus malos hábitos.
No nos asustemos de nuestros sentimientos, ni de que nos entren ganas de
arrepentirnos de habernos metido en esta historia: cualquier padre y cualquier
madre siente algo así más de una vez, y no por ello son peores padres. Todos los
hijos son capaces de hacerse dificilmente soportables en determinados momentos,
tengan el origen que tengan. Pero si esos problemas se los achacamos a los
orígenes de nuestro hijo, en vez de solucionar un problema puntual con el que nos
encontramos ahora, dificultaremos que él asuma su identidad, dado que, planteado
así, ésta será la causa de que cueste tanto relacionarse con él.
Problemas como, por ejemplo, torpezas o pequeños engaños
pueden crear situaciones muy desesperantes en cualquier
hogar, sobre todo cuando, después de repetidos intentos, no se
consigue que mejoren. En el caso de un hijo biológico se
pueden llegar, incluso, a justificar por el parecido con padres
u otros familiares (“¡qué se le va a hacer, si es igual que su
padre!”), con lo que se consigue tolerar un poco mejor el
problema, y aun encontrarle la gracia.
Cuando se desconocen los orígenes biológicos, esa alusión no
la podemos hacer; no nos queda, digamos, ese consuelo.
Expresiones tan genéricas como “¡es que no vas a tener arreglo
nunca!” o “¡no hay manera de conseguir nada de provecho
de tí!” pueden escaparse con mucha facilidad como forma de
mostrar desesperación. Pero, a la vez, también pueden ser
entendidas por el niño como que el ‘equipaje’ con el que vino
es ya inamovible. Es decir, que su origen tiene la culpa de que
sea así.
Podemos intentar, en cambio, hablar sólo de la situación
actual y referirnos a lo que acaba de pasar y a cómo se puede
arreglar, de forma concreta, el problema con el que nos
encontramos ahora. Además, lo que pasa una vez servirá de
experiencia, si se aprovecha para reflexionar con el niño,
para intentar hacer las cosas de otra manera en próximas
ocasiones.
Es importante, además, enseñarle las ventajas y los beneficios para todos
de reparar lo que se ha hecho mal, de perdonar al que ha cometido algún fallo y de
tolerar las torpezas fruto del despiste o de la falta de práctica en hacer algo
concreto. Para él será más fácil ir teniendo una imagen más positiva de sí mismo si
le damos la oportunidad, o le enseñamos, a compensar esos fallos, poniendo de su
parte lo que poco a poco va siendo capaz, o va aprendiendo a hacer bien.
Podemos añadir además, aunque sin ánimo de ser exhaustivos, que…
- es importante disponer de tiempo y estar atentos a sus necesidades,
tanto de ayuda como de control,
- vale la pena basarse sobre todo en ignorar lo negativo de su conducta,
no demostrando sentimientos (ni enfado ni alegría), a la vez que atendemos a
conductas más positivas o proponemos actividades más adecuadas,
- podemos expresar disgusto, con firmeza pero sin demasiada intensidad,
- si reflexionamos un poco sobre los beneficios reales de nuestras
costumbres, caeremos en la cuenta de que muchas de ellas no tienen tanto
sentido como para empeñarse en que las acepte como propias.
Y luego seguro que nos iremos encontrando en momentos
angustiosos,
o especialmente comprometidos…
Por ejemplo, una cosa es tener claro que nuestro hijo sabrá
que es adoptado,
que una relación así se tiene que basar en la sinceridad,
que el ser adoptado no es algo que haya que ocultar porque
sea malo, o porque tenga que dar vergüenza…
pero el caso es que, cuando te pones a pensar en cómo
abordar el tema…
en qué pasará cuando llegue el momento…
es algo así como cuando piensas que en algún momento
tendrás que hablarle de sexo,
pero no sabes qué harás en ese momento
y te entra cierto malestar…
incluso parece que el corazón se te pone a latir más rápido
¿existirá alguna fórmula maravillosa que nos ayude a pasar
el trago airosamente?
Para que empecemos a plantearnos el tema con un poco más de
tranquilidad, lo que cuenta es que nosotros nos sintamos orgullosos de ser familia
adoptiva, y que no nos planteemos que tenga que existir un momento a partir del
cual hablemos sinceramente acerca de quiénes somos.
La revelación de los orígenes reales a un hijo adoptivo se ve a veces como
un tema tabú, y nada más pensar en él puede suponer dar un respingo. Pasa lo
mismo que con otros, como puede ser el hecho de tener que hablar con los hijos
de sexo, o en otro orden de cosas, ir a hablar con alguien que sabemos que tiene
cáncer. Cuando pensamos en algo como algo malo, nos puede poner muy
nerviosos tener que referirnos a ello.
Pero, en realidad, todos somos personas sexuadas y una de las cosas que
le resulta divertido descubrir a cualquier niño es que los chicos y las chicas tienen
diferencias.
De la misma forma, la mayoría de la gente teme al cáncer, pero
actualmente dicha enfermedad no es ya sinónimo directo de dolor y muerte, y
cuando se le pregunta a alguien suele preferir que, en el caso de que se le
diagnostique, no se le oculte la verdad ni se le trate como un apestado al que hay
que rehuir.
Normalmente son los prejuicios que tenemos, las ideas de que algo es
bueno o malo, las que nos hacen ponernos más o menos nerviosos al tener que
plantearlo. Pero cuando vamos teniendo claro que puede ser divertido y normal,
más que problemático, que un niño descubra que es distinto a una niña, no
buscamos ocultárselo. Y cuando nos damos cuenta de que un paciente de cáncer
puede agradecer que le preguntemos cómo se encuentra y que le ofrezcamos
nuestro apoyo para lo que necesite, nuestra relación con él puede mejorar
apreciablemente y le podemos ayudar a que afronte su enfermedad con mucho
más ánimo. Ni es un problema el sexo, ni es malo hablar con un enfermo sobre su
estado de salud.
De la misma manera, no se es menos familia por ser familia adoptiva ni los
hijos quieren menos a los padres cuando se enteran de que son adoptivos. Y por
ello, no tiene sentido no querer preocupar a nuestro hijo confesándole la verdad.
Es precioso encontrar el camino de la felicidad a partir de dos mundos que
mutuamente se necesitan, pocas personas pueden gozar de tal suerte.
¿Hay, entonces, una edad a partir de la cual conviene empezar a hablar del
tema? Sólo hay una respuesta: desde siempre.
Al fin y al cabo…¿existe una edad a partir de la cual empezar a educar? En
todo caso, a cada edad habrá que educar de una manera.
Si se ha ido asumiendo la peculiaridad desde el inicio, tanto por parte del
hijo como por parte de los padres, no tienen porqué darse momentos de ruptura,
de crisis o de fracaso, terribles para todos en cualquier caso, pero
fundamentalmente para el niño. La familia adoptiva puede ser un buen ejemplo de
continuo enriquecimiento mutuo, al poder disfrutar de las peculiaridades de cada
uno de sus miembros.
¿Y qué puede significar eso de empezar a hablar desde siempre de la
adopción? Pues, entre otras cosas, que sea una palabra que no cueste decirla en
los momentos en que sea natural hacerlo. Si seguimos con el ejemplo de antes, y
pensamos en la situación de hace unas décadas, caeremos en la cuenta de que a
nuestros padres la palabra sexo les costaba decirla. La evitaban todo lo posible y
muchas veces empleaban sinónimos o frases completas para referirse a ella.
También la palabra adopción y otros términos relacionados surgen muchas
veces, y cada vez más, afortunadamente, de forma natural. Todos conocemos a
otras familias en las que hay también algún hijo adoptado, o personas que no
pueden tener hijos de forma biológica, o tenemos noticias de lugares en los que las
familias no pueden cuidar a sus hijos como quisieran. De la misma manera, es
lógico que no sepamos si nuestro hijo siempre ha sido mal comedor, o si antes
dormía bien o mal, y reconocerle que no conseguimos entender sus gustos puede
ser una expresión natural, dado que antes no nos conocíamos.
Son todo temas que es normal hablar en casa, y no sólo con el hijo cuando
él los entienda. Cuando sea pequeño, el que no sea capaz de expresarse él
verbalmente no quiere decir que no se entere de cómo se expresan los que le
rodean. Además, a cualquier hijo se le habla y se le cuentan cosas antes de que él
sea capaz de repetirlas o de entenderlas, y es la mejor forma de que él empiece a
expresarse. Y todo lo que se diga con naturalidad, él lo asumirá como natural, sin
prejuzgar que pueda tener más o menos importancia. A veces los niños nos
sorprenden y nos dan grandes lecciones de espontaneidad, de las que podemos
aprender mucho.
Muy bien, muy bien, todos muy felices dentro de casa, pero…
¿qué pasará si un día llega del cole diciendo que le han
llamado bicho raro?
porque nosotros podemos ser muy respetuosos con su país
de origen y con sus padres biológicos,
pero no será lo mismo que sus compañeros se metan con su
aspecto físico,
o que él se queje alguna vez sobre los inconvenientes de ser
diferente,
en el cole le pueden hacer daño,
que los niños pueden ser muy crueles cuando tienen ganas
de bromear…
¿y cómo conseguimos que no se sienta raro,
que no le dé vergüenza?
¿Alguien se plantea alguna vez cómo va a mandar a su hijo pelirrojo a un
colegio en el que no hay ningún otro niño pelirrojo?
Si nuestro hijo es más moreno o más pálido o más pequeñito o con los ojos
más achinados que los otros niños del cole es porque EN SU PAÍS DE ORIGEN
SON TODOS ASÍ. Y él lo podrá comprobar cuando vayamos a verlo, o en las fotos
que le enseñemos, o en las películas que veamos. Y eso no quiere decir que sea
menos guapo o menos listo o un bicho raro: es distinto porque sus padres quisimos
que fuera así y es un ejemplo de que somos una familia muy especial, peculiar y
diversa, fruto orgulloso de una sociedad múltiple y abierta, a la que estamos muy
satisfechos de pertenecer.
Es muy frecuente, a pesar de todo, que los niños lleguen de vez en cuando
apesadumbrados del colegio, y que sus padres no consigan entender qué ocurre a
no ser que se vayan fijando en pequeños indicios o comentarios que pueda ir
haciendo el niño más adelante. Y cualquier diferencia puede ser motivo de dichos
sentimientos de pesadumbre o también de rabia.
Es normal que aparezcan, tanto porque le haya llamado
‘moreno’ el niño con más éxito de clase, como porque todos
llevan siempre zapatillas, y además de marca, y él, en
cambio, lleva casi siempre zapatos porque nosotros
consideramos que tiene dos pares casi nuevos y las zapatillas
las destroza todas enseguida.
Claro que, con el tema de las zapatillas, podemos estar más o
menos dispuestos a ceder, y dejarle que vaya siempre con
zapatillas, o a mantener nuestro criterio. Todo depende en
gran medida de la importancia que le demos al tema, de lo
pesado que se ponga el niño (que puede ser mucho), de lo
cansados que estemos por los problemas que hayamos traído
del trabajo, y del dinero que tengamos para comprar
zapatillas de marca.
Que sea más o menos moreno, sin embargo, es algo que no se
puede cambiar, y si pretendemos convencerle de que en
realidad no es tan moreno, y que el otro niño es un
exagerado y sólo quiere hacerle rabiar, podemos conseguir
empeorar la situación. Todos sabemos, y él el primero, que
realmente es más moreno que el resto de la clase, aunque no
haya nadie a quien echar culpas por ello. ¿Cómo podemos,
entonces, consolarle o animarle para que se le pase el mal
humor?
El planteamiento tan bonito de que las diferencias son interesantes o
enriquecedoras, y de lo bueno que es vivir en una sociedad plural, se nos puede
venir abajo rápidamente cuando no encontramos forma de que nuestro hijo,
además de nosotros mismos, deje de sufrir y se consuele de su desgracia de ser
distinto. Claro que hay dos matices que es bueno hacer ante esto, y que se le
pueden plantear así perfectamente a nuestro hijo:
El hecho de que, para nosotros, una idea sea buena, enriquecedora o
interesante no quiere decir que todo el mundo vaya a estar de acuerdo con ella, ni
es necesario que todo el mundo esté de acuerdo para que nosotros pensemos así,
y lo consideremos bueno.
 Sentir malestar, sufrimiento o dolor en algún momento no
necesariamente es negativo. Si nos empeñamos en que nuestro hijo no se sienta
mal por algo por lo que puede ser normal sentirse así, podemos complicar más la
situación que si simplemente le expresamos nuestra comprensión porque lo sienta,
y le animamos a que se acostumbre a que no todo el mundo esté de acuerdo en
todo.
¿A quién no le fastidia levanterse pronto por las mañanas?. Se
puede sufrir enormemente por el esfuerzo que supone
madrugar para ir a clase o al trabajo. Pero luego, en clase se
hacen cosas interesantes y hay muchos amigos, o en la
oficina es importante nuestra presencia. Y no vamos a dejar
de hacer cosas así por evitarnos el sufrimiento de madrugar.
Ni tampoco tiene sentido negar lo costoso que es madrugar,
aunque sigamos haciéndolo.
Es normal, de la misma manera, que nuestro hijo sufra
mucho porque otro niño le llame ‘diferente’ en tono burlón.
Pero no por ello tenemos que negar la evidencia, que es
distinto, ni tenemos que cambiar nuestra idea de que las
diferencias sean enriquecedoras.
Si nosotros nos mantenemos en nuestra convicción y se lo
transmitimos así a nuestro hijo, a pesar de que ahora a él le
cueste entenderlo, poco a poco se irá convenciendo también
él, y su sufrimiento se irá convirtiendo en satisfacción: la
misma satisfacción que sentimos nosotros de formar nuestra
familia adoptiva.
Tomar ciertas decisiones supone una de las tareas más difíciles
que cualquier ser humano ha de abordar
en determinados momentos de su vida.
Podemos hacer una profunda reflexión, sopesando pros y contras,
sin que por ello lleguemos a estar del todo satisfechos.
En ocasiones, incluso, reflexionar demasiado puede llevarnos
a complicar más la situación.
Sin embargo, aunque sabemos que el amor no es suficiente
para garantizar que los niños y niñas adoptados sean felices,
al menos lo que está claro es que, como decía Goethe,
“saberse amado da más fuerza que saberse fuerte”.
Y esa es la condición fundamental y necesaria,
a partir de la cual podemos empezar a reflexionar.
Los apuntes y reflexiones que hemos lanzado aquí van dirigidos a todas
aquellas personas que, con todos los pros y los contras
que ello pueda suponer, están dispuestas a amar a unos niños
que van a ser sus hijos a partir de ahora.
Nada más y nada menos.

CARTAS DESDE EL CORAZON DE CHINA(CONTACTO FAMILIA BIO Y ADOPTIVA)

Esta historia real como la vida misma tenemos que agradecer el hecho de compartirla con todos nosotros a la familia Mudd,que muy amablemente me ha autorizado a poder al día de hoy colgarlo en este blog para dejarlo al alcance de todos vosotros.Ha sido el trabajo de aproximadamente un mes más o menos,pero se ha logrado con exito que podais disfrutar tanto de la traducción gracias a Mar una expecial amiga,a Rosa otra amiga estupenda y a Silvia Lopez que muy amablemente a participado dedicando parte tambien de su preciado tiempo,ese tiempo que valoramos todos los que sabemos que gracias a estas personas luego podemos empaparnos de todo lo enriquecedor en torno a los orígenes de nuestr@s hij@s,porque nuestr@s hij@s crecen y a veces no nos damos cuenta hasta que a llegado el momento........un gracias muy especial a todos los que van por delante de nosotros y nos habren la puerta de su intimidad para cultivar nuestras vidas.Estas cartas son el acto visible de la unión y cruce de correspondencia entre dos familias.la familia adoptiva: familia Mudd(EEUU) y la familia biológica china.Adentraros en su lectura y disfrutar de ellas...........tras de ello ,esta gran familia me ha escritodando su beneplacito para despejar las dudas que os surjan y que ahora os podeis plantear....todas vuestras dudas,inseguridades,deseo de aprender de los que ya han pasado por ello etc........lo podeis plasmar ahora con vuestras interrogantes.Quien sepa ingles que me las mande en ingles y a su vez puestas en castellano tambien.Y quien sepa castellano pues que me las mande en castellano y se hará lo que se pueda,pero toda una seleccion de ellas las enviaré a la familia para que con su colaboracion nos responda como así se ha ofrecido.Luego las respuestas se colgaran en el blog para todos.Podeis mandar la informacion a las listas que deseeis y asi en el plazo de una o dos semanas las recopilo y las envio.El email: meiycarlaxiangrou@gmail.com Bueno os dejo con la lectura de las cartas:
Esta es la historia de la familia Mudd. Tengo su permiso para compartirla con otras familias adoptivas. Es algo largo y confuso, pero la mejor forma de entenderlo es leyéndolo en el siguiente orden. Tomaros unos 30-45 minutos en calma para leer las cartas según el orden:1.- introducción historia Ricki2.- cara a cara3.- Cartas en orden cronológico: 08/04/02-09/10/02-14/01/03-20/01/03-19/10/03-13/12/05-12/01/064.- El epílogo no tiene nada que ver con lo que es la historia en sí, leedlo si queréis. He telefoneado al padre adoptivo algunas veces desde que recibí su historia, sólo para hacerles algunas preguntas.Disfruta. Es una lástima que no se haya hecho una película sobre esta historia…
1ºPRIMERA:
(JiangNan nombre con el que la adoptaron,,, Mengting,, su nombre chino)China,, 08 de abril de 2002Queridos padre, madre y hermanas pequeñas de Qu JiangNan. Cuando he cogido el bolígrafo para escribir esta carta, siento que mi corazón se rompe, pero cuando pienso que puede ser leída por nuestra pequeña Mengting, nuestro miembro de la familia a quien más echamos de menos, me siento nerviosos y agradecido. Agradecido a los padres americanos de JiangNan. Gracias por haber cuidado de Jiangnan durante todos estos años. Mi pequeña Mengting, puedo decirte ahora que somos tu familia más directa desde el moemtno en que naciste, tu madre y tu padre biológicos y tus abuelos te han amado mucho. No sé si te acordarás, pero tenías un apodo, RongRong,, "como una rosa". Este nombre viene de tu abuelo. Cuando tenías 3 años, una de tus tías te dio el bonito nombre de MengTing. Los miembros de tu familia en Chian son, tu madre y padre biológicos, tu hermano de 9 años, tus abuelos, dos tías (por parte de tu padre) y sus hijos, tus pequeños primos. Todos los miembros de tu familia china te aman profundamente, pequeña Mengting. Te echamos de menos dia y noche y esperamos tu felicidad en la lejana América. Esperamos que seas una buena estudiante para que tengas un buen futuro. Nos gustaría recordarte que no debes malgastar tu tiempo en pensamientos de tus orígenes y dejes de lado tus estudios. Tu familia de origen te echará de menos para siempre. Mi pequeña TingTing, por escucha las palabras de tus padres americanos. Debes saber que cada días de tu vida estás disfrutando del amor y del cuidado desinteresado de tus padres americanos. Ellos te han cuidado durante estos años que es mucho más de lo que tu familia de aquí te ha ofrecido. Nos sentimos apenados y culpables, por eso esperamos que en ese país extranjero tan lejano, seas una obediente y agradecida hija. Tu felicidad y tu salud es el más grande alivio para tu familia de china.Al padre y la madre de JiangNan:Sentimos la profunda necesidad de expresaros nuestro agradecimiento en nombre de su padre y madre chinos, y todos los demás familiares. Por favor acepten nuestra más sincera gratitud. Os agradecemos que hayáis tratado a la pequeña JiangNan como vuestra propia hija, con amor y cariño durante tantos años y esperamos que la pequeña JiangNan pueda crecer bien gracias a vuestro amor. Tenemos una petición para vosotros.. esperamos que el próximo 14 de marzo del calendario Chino, que en vuestro calendario es el 26 de abril de 2002, celebren el cumpleaños de nuestra pequeña Qu JiangNan… ella tiene ahora 10 años. Estamos tan lejos de ella ahora que sólo podemos desearle un muy feliz cumpleaños. Le deseamos felicidad para siempre,, amor para siempre, que nunca tenga preocupaciones y crezca con buena salud.. ese es nuestro deseo eterno para la pequeña JiangNan. Tambien deseamos a los padres felicidad en su vida y en su relación.Por favor, exprese nuestros respetos a sus otras hijas y a los amiguitos de la pequeña JiangNan. Aquí tiene mi número de teléfono………………Familia de Qu JiangNan..Wu Jingcai,, padre biológicoWest Nanhu Jiangxi Province,,, CHINA

2º SEGUNDA
09/10/2002,,, AMÉRICA
Es nuestro deseo que toda su familia goce de buena salud, felicidad y que tenga éxito en todo lo que hace. Nosotros estamos bien y somos felices. Nuestra vida es muy ajetreada sacando adelante a 4 hijos. Como ya sabe, hemos adoptado 3 niñas de China. En Julio hemos completado la adopción de nuestra cuarta hija. Ella es de Vietnam y tiene 14 años. Nuestro día a dia ha estado muy ocupado enseñando a nuestra nueva hija a hablar en ingles y ayudándola a aprender los usos y costumbres de vivir en nuestro país. Nuestras culturas son muy diferentes. De la misma forma en que hemos tenido contacto con la cultura china por nuestras hijas chinas, estamos ahora con el aprendizaje de la cultura vietnamita. Es muy interesante ver a nuestra familia como avanza con los cambios introducidos en nuestro hogar, asi como la cultura y comida de china y Vietnam. Mi mujer ha llegado a ser muy buena con la cocina China. Ahora también está aprendiendo a preparar cocina vietnamita. Como, por motivo del trabajo de mi mujer, ella trabaja algunas tardes por la semana, me toca a mi preparar las cenas 3 o 4 veces a la semana. Es una lástima, pero yo no estoy especializado en comida china o vietnamita, con lo cual esos dias cenan comida americana. Todas quieren ayudarme a cocinar, y como somos tantos, debemos turnarnos. Ellas tambien me ayudan a limpiar la cocina y fregar los platos después de cenar. Estamos muy orgullosos de JiangNan. Ha conseguido plaza en un programa escolar para niños académicamente avanzados. Ella disfruta con sus estudios y lee muchos libros. Les hemos incluido algunas fotos con esta carta.Hay un hecho importante que deseo comentarle. Antes de que hubiéramos recibido su primera carta, y que hubiéramos sabido que Vds eran los padres biológicos de JiangNan, hemos estado tratando de encontrar a su familia biológica. No queríamos causar ningún problema a la familia bio si la encontrábamos, por eso preguntamos a la autoridad local sobre qué harían si encontrábamos a la familia bio. Nos prometieron que el gobierno no estaba interesado en causar problemas o penalizar a familias cuyos hijos hayan sido adoptados después de abandonarlos. Por supuesto sabemos que Vds no abandonaron a JiangNan y que intentaron llevarla a un hogar donde pudieran tener contacto con ella, pero es importante para nosotros saber si Vd quiere que esta información sea secreta. Encontrar a los padres biológicos de un menos adoptado en China es extremadamente raro,, es bastante inaudito!! Hemos compartido el hecho de nuestro contacto con Vds con otras familias que han adoptado en China. El interés ha sido grande. Por supuesto no hemos facilitado detalles como nombre, o ciudad donde viven. Nunca lo haríamos sin su permiso. Un padre adoptante con el cual hable, hace películas. Estaría muy interesado en hacer un documental sobre JiangNan encontrando a su familia bio en China. Hacer la película implicaría grabar a JiangNan reuniéndose con Vds durante una visita a China. No haríamos la película si Vds no se sienten cómodos con la idea. La película nunca seria mostrada en China. También sería posible ocultar su identidad si así lo prefieren. La persona que haría la película está intentando conseguir el dinero necesario para llevarlo a cabo. Si encuentra patrocinador para hacer la película, el patrocinador pagaría nuestra visita a China. Hacer este viaje es muy caro. Nos llevaría algunos años ahorrar el dinero suficiente si tuviéramos que viajar por nuestra cuenta. Hacer la película permitiría que la visita fuera mucho antes porque el viaje no lo pagaríamos nosotros. Existe la posibilidad de que no se consiga sponsor,, si esto ocurre, tendríamos que esperar unos años y ahorrar el suficiente dinero para el viaje. Esperamos nos envíen una foto de primer plano de cada uno,,, JiangNan desea tener una foto para ver la cara de sus padres,, es importante para ella. Vuestra familia americana, que ansía recibir otra carta vuestra…. Bill Mudd, padre americano de JiangNan

3º TERCERA

14 de enero de 2003Queridos y respetados padres americanos de Mengting,, querida hija Mengting y hermanas pequeñas… Les deseamos felicidad y unión a toda la familia. Esta es una tardía carta familiar que esperamos traiga felicidad a todos Vds. En la provincia de Jiangxi, China, en la ciudad de Jiujiang es invierno. Hoy la temperatura varia entre 5 y 12ºC. Hace sol. El invierno todavía durará 2 o 3 meses más. La temperatura más baja puede llegar a -2ºC.. el clima es bastante agradecido en este lugar. Es un clima muy similar al de la ciudad e Yi, en Shanghai. ¿Cómo es el tiempo donde viven ustedes? Por favor, abríguense cuando salgan,, cuídense de resfriados. Mengting,, tu hermano pequeño Wu Chao ahora sabe que tiene una hermana y está emocionado. Le cuenta a todos que tiene una "hermana americana". Cada vez que lo veo hablando de ti, deseo conseguir todo el dinero para hacer que os conozcáis cuanto antes. Tu hermano pequeño Wu Chao es un niño cariñoso, travieso e inteligente. Está en 2º grado (nació el 30 agosto 1995). Sus notas son muy buenas en la escuela. Se pasa todo el dia jugando por los alrededores. Le vistes ropas limpias por la mañana y por la tarde regresa todo sucio, pero aún así escucha a sus padres, es honesto y nunca miente. Sin embargo nuestra hija, pequeña Mengting, está en el extranjero, y nosotros como padres de nacimiento,, siempre lo lamentaremos, pero ahora puedo mirar tu preciosa foto cada dia. Esto añade mucha calma a nuestros corazones culpables. Mengting,,a pesar de recibir tus cartas y fotos con frecuencia, hay veces que no puedo parar mis lágrimas, aunque ahora son lagrimas de felicidad, ya no de culpa. En mis ojos eres un bebé que siempre lloraba… Mengting, tengo buenas noticias,, tu madre desde que tiene noticias tuyas está mucho más feliz y más guapa. Esta es tu gran contribución. Hemos sabido que te gustan los trajes tradicionales chinos,, hemos buscado por toda la ciudad pero no hemos encontrado el color lavanda que quieres. Contrariados como estábamos decidimos hacerte un traje color "rojo felicidad". Creemos que te gustará. Hemos comprado tambien muchos libros y cuadernos, son para que los compartas con tus hermanas. Espero que les gusten. El gran lazo rojo llevará fortuna a tu hogar. Tu madre se pregunta si la ropa te servirá, si no es asi nos das tu talla en la próxima carta. Tu madre te ha hecho otro para ti, pequeña Mengting ahora puedo decirte que ella es modista. Más adelante, si tus padres americanos o tus hermanas queréis algún vestido, podéis decírnoslo. Haremos lo posible para que sean los mejores. O, si necesitais algo especial, por favor, pedidnoslo. Finalmente, un poema asiático para Mengting:La luz de la luna está al lado de mi camaSospecho que hace frío en el sueloArriba en el cielo, suspendida, la luna brillaAbajo, en la tierra, alguien ha perdido su hogar….Te deseo en la distancia dulces sueños…Papá Wu Jingcai, mamá Xu Xianzhen y el pequeño Wu Chao…

4º CUARTA

Querida familia: Recibimos tu carta.Ya sabemos que no tenéis mucho trabajo y que la vida no es fácil para vosotros tampoco.La vida no siempre es justa.Aunque estamos en el mismo mundo ,parece que vivamos en mundos diferentes.Podemos escribirnos cartas y hablar por teléfono pero no nos podremos ver en años.Debería de haberos escrito esta carta hace mucho tiempo ,pero las inundaciones nos ha destrozado la casa.Todo el moviliario está estropeado ,las ropas desgarradas,la casa rota y el suelo lleno de basura.Intentamos durante 5 dias sacar el agua fuera.Solamente nosotros ,una pareja de ancianos vivimos en esta casa semi en ruinas.Mi hijo y la mujer viven en casa de otra persona.El govierno nos ha dado 4000 yuanes,300 gramos de arroz ,dos mantas de algodon y algunas ropas viejas.La carta anterior que os escribimos era cuando justo nuestra casa estaba inundada.Estabamos bastante confundidos durante esos días.Estábamos enfadados con el govierno.Escuchamos lo que decía en la casa del vecino.mi nieta de 2 años ha adelgazado mucho y no se atreve a dormir en casa todavía.Ella siempre dice que la casa se caerá.Alguien en su día nos ayudó a construir la casa hace menos de 20 años.Nuestra familia de 4 miembros ha vivido en la casa durante 18 años.Nuestro sacrificio se ha reducido a restos y suciedad.Nos hemos convertido en gente sin pensamientos ,nuestro corazón se ha enfriado.Algun amigo nos ha escrito para preguntarnos cómo estabamos y le contesté pero no recuerdo qué era lo que nos preguntaba.Ahora me apetece levantarme por las mañanas.Tal vez haya momentos en que tenga que disculparme con vosotros.Tengo que aclarar esto.Se que el pagar el correo y el colegio de Xiaorong no es fácil para vosotros tampoco.pero sólamente nuestro hermano y nuestra familia lo sabe.Nadie más lo sabe.cuando vinisteis y nos distéis dinero no lo mantuvimos en secreto pero tampoco dijimos mucho al respecto.Da igual lo que la gente diga ,el dinero todavía está en el banco.no podemos gastar más ,no importa lo pobres que seamos.Sabemos que la gente cotilleará a nuestras espaldas.Los padres de Mengting estarán oyento los cotilleospero hasta ahora no han sido capaces de reconocerlo.Han hechado a la hermana pequeña del marido,se ha llevado lo que le gustaba del maquillaje que nos mandaste,se llevó las fotos que le gustaban de las que nos habñiais mandado.lo sentimos mucho pero para mantener la privacidad de la hermana pequeña de nuestro amigo ,nunca ios dijimos nada ,ninguna verdad...pero ahora os vamos a contar la verdad.En el calendario Chino,el 12 de Enero,cuando Mengting tenía 5 años,nuestra amiga,bueno la amiga de nuestra hija trajo a su quinta hermana y nos preguntó si podiamos adoptar un crío.Por aquel año yo no tenia muy buena salud y Xiaorong estudiaba en casa de mi hija.Tengo a dos niteos pequeños conmigo y mi hija no podia quedarse con nosotros por mucho tiempo ya que era mucho trabajo para mi sóla ,sumando también los dos crios pequeños.Quién puede manejar esto?Yo no puedo prometerlo de ninguna forma.Pero la amiga nos ha conocido durante 10años y sabe que somos gente buena y tenmos mucha paciencia con los niños.O puede que su familia hablarían del tema durante tiempo sobre lo que nos iban a pedir y que haríamos.Al principio no les prometimos nada.Mas tarde otro dí estvimos hablando con un hermano que es soltero.Le presentamos a la niña como adoptada,porque así si está registrada puede cuidar de él más adelante.Estaba preocupada por mi hermano ,por eso hablé con ello y les dije que primero registraría a la niña y luego me la llevaría.Pero ellos querían enviar a la niña dos dias despues.Nos lo rogaron y sus suplicas nos hicieron imposible rehusar el hecho.Los padres de la niña nos prometieron que no reconocerian a la niña.no abandonarian nuestra casa y se irían a la suya hasta que aceptaramos quedarnos con la niña.No podiamos escaparnos de ellos sabiendo que la niña era inocente...la niña no tenia ningún sitio donde vivir.Más trde se lo prometimos.El 16 de Enero mi hija y yo llevamos a nuestro nieto a la casa de los amigosEl día 17 de Enero fuimos a la casa de la quinta hermana y la madre nos dice que vayamos a la gran carretera pública en Quzhou para llevar a la niña.La llevamos.Dijimos a la gente que habíamos recogido a la niña en la estación del tren.la niña y el gran hombre se llevaban muy bien.Mi hermano le compraba comida e incluso a veces dormían juntos.Le llamaba papá y ami tía.Pasaron 3 meses.No nos separábamos de la niña durante el día y la noche.Alguien denunció a la policía que la niña era la hija ilegal de mi hija.El 5 de Junio el gobierno se llevó a la niña.La misma tarde ,anduve más de 50 li( millas chinas) hasta la casa de la amiga.le dije quele había pasado algo a la niña.Al día siguiente,me pidieron que volviera y trajera de vuelta a la niña.Me fuí a casa y pregunté a un amigo información que viniera del gobierno sobre la niña .Al día siguiente mi amiga vino con la tercera hermana,vió que no estaba la niña y me ordenó que la cojiera inmediatamente.Daba igual el método que quisiera usar pero la niña tenia que volver.Por la tarde mandé les mandé a pequeño Hunan.De repente oi que alguien dijo que el 5 de Gong Shishui Fan Zhiying2003, January 20th

5º QUINTA

Queridos padres de Mengting en América;Siento mucho que esta carta se haya retrasado hasta ahora.He estado muy ocupada con el negocio y no he revelado estas fotos hasta ahora.De echo cuando recibimos tu carta y vimos las fotos que me mandaste nos sentimos aliviados y muy afortunados.Toda la familia nos sentimos muy felices.Aliviados porque nuestra pequeña desaparecida había sido encontrada y que está tan preciosa y bonita.Lo más importante es que va muy bien en el colegio y tiene muchos hobbies.Afortunados porque la pequeña Tingting tiene una familia tan buena.Estoy segura que algún día nos volveremos a ver.Creo que Mengting no le hubieran ido las cosas tan bien si vosotros no le hubierais cuidado.En las fotos se la ve tan linda y feliz.Parece una niña verdaderamente feliz ahora.Esto nos hace sentirnos felices y aliviados.Hemos tenido esta gran piedra en el corazón pero ya está superado.Por eso,familia de Mengting en America,nuestra familia en noimbre de Tingting nos gustaría expresaros nuestro agradecimiento.Gracias por haber estado cuidando a mengting tantos años,me siento feliz por su parte porque os tiene como padres.En vuestra carta mencionasteis la vista de Mengting.Es miope.Por favor díle que se cuide la vista.su madre biológica ha llevado gafas gruesas durante mucho tiempo y ha sufrido de miopía mucho.Ella debería de saber que tiene que protegerse los ojos cuando ve la tv o cuando está jugando.Debería acordarse de esto cada minuto y dejar descansar la vista un poco.Se lo repetía mucho pero no podía hacer nada para ayudar.Mengting es traviesa,cabezota ,lista y tiene un carácter dificil de manejar.Me puedo imaginar que no presta atención a los consejos pra que se cuide la vista.Por eso lleva gafas ahora seguro.Sólamente puedo deciros que depende de vosotros que los padres de Mengting se acuerden de ella.mencionaste en la carta que haréis un álbum de fotos de Mengting y que me enviaréis una copia.Nos sentimos muy felices por ello.Solamente nos arrepentimos de no haberle sacado fotos cada año a Mengting cuando era pequeña.Cuando era pequeña vivió en diferentes familias.No era apropiado para nosotros sacarle fotos.Nunca imaginé que estaríamos en cada punta del mundo cada una.Si hubiera sabido que ibamos a estar tan lejos una de la otra,hubiera hecho todo lo posible por haberla dado unos estudios.Si de momento podríamos tener un album de fotos de ella..Con esta carta te mando una foto cuando tenía 100 días.Espero que esto ayude para quitarme parte de la pena que tengo dentro.Hoy hemos revelado la pelicula.Mi marido y yo estamos haciendo negocios fuera de nuestra ciudad.Estamos distribuyendo una marca de leche en Jiujiang.El negocio está en la fasa de inicio.Como la forma de vida de la gente china ha ido mejorando rapidamente en estos tres años,creo que el negocio prosperará bien.Ahora que hemos sabido de vosotros.,nosotros como padres bios trabajaremos incluso más duro.Espero que un dia no lejano podamos ir a America o ganar suficiente dinero para ayudaros a vosotros en America.Esto recomforta mi consciencia.Espero conoceros pronto ,pareja amable , a vosotros y a vuestros hijos.Tambien quiero agradecer a Yi por traduciros por teléfono y en la carta y os deseamos que vuestra 9ena adopción tenga éxito.Hablaremos pronto.Os deseamos que seáis felices y mucha saludlos padres de Mengting.Pd el pequeño Wuchao (hermano pequeño de Mengting) está aprendiendo Inglés.

6º SEXTA

Querida pequeña Mengting, ¿Cómo estáis? Feliz año nuevo. Espero que hayáis empezado bien y felices en este nuevo año. Desde que te marchaste de Jiujang, hace medio año, el tiempo ha pasado muy rápido. Durante este medio año te hemos echado mucho de menos. Por muchas razones no te he enviado ninguna carta, quizás estés triste. Querida hija, lo siento muchísimo. Te echamos mucho de menos, también tu hermano pequeño, Wu Chou. Dice que él ha visto en ti todos sus sueños. Imagina que vuelves a China otra vez. He intentado escribirte una carta varias veces, pero por muchos motivos no he sido capaz de hacerlo. Pequeña Mengting, por favor créeme cuando te digo que tu padre, tu madre y tu hermano de China te echamos de menos. Tras muchos años separados, volver a encontrarnos hace que me sienta triste y feliz al mismo tiempo. Sólo podemos dar las gracias a tu padre y a tu madre de América porque la vida te devuelve lo que das. Si quieres a otras personas, otras personas te querrán. Debes recordarlo. Después de encontrarnos en la estación de tren de Jiujang el primer sentimiento que tuve es que no habías cambiado, sólo estabas más alta. Tuve la sensación de que no sabías cómo enfrentarte a la situación, como un pequeño pájaro que vuelve. Estábamos tristes y felices. Al volver a casa lo primero que pensé es que en esta nueva casa hay una habitación para ti. Yo era muy activo cuando era joven y a tu madre le encanta cantar y decir lo que piensa. Tras varios días contigo nos dimos cuenta de que eso mismo te ocurría a ti, mucho más incluso que a Wu Chu. Tu hermano tiene el mismo carácter que tú; le gusta estudiar y los deportes. Él no me escucha cuando le hablo. Tiene muchas ideas. Es travieso. Sus resultados en el colegio son normales. Espero que tú puedas hacer muchas cosas y que seas una buena chica. Tras varios días juntos nos dimos cuenta de que eres encantadora, activa, competitiva, comprensiva y perceptiva. Nosotros, tus padres y tu hermano de China te querremos siempre. Tu madre y tu hermano me dijeron que no querías subirte en el avión cuando te marchabas. Sabemos que tú también nos quieres. Tu hermano lloró mucho la noche que te marchaste. Él únicamente repetía "quiero que vuelva mi hermana". Tu madre y yo trabajamos muy duro para ganar dinero y poder hacer que Wu Chou tenga mejores estudios y esperamos poder también hacer algo por ti, como padres. Creemos que tu hermano y tú seréis personas de provecho para la sociedad. He escuchado que tu padre de América ha sido operado con éxito. Espero que seas muy comprensiva. Debes saber que la salud de tu padre no es muy buena y que tiene que trabajar duro. Debes ser buena y cuando tus padres te necesiten, lo primero que debes hacer es ayudarles. Tu hermana Rebecca es adorable. Tus padres chinos la quieren también a ella. Antes de que se encuentren a sus padres chinos, dile que en China la queremos como si fuéramos sus padres. Lacey nos impresionó. Nos dio una muy buena impresión. También tus hermanas Veronica y Dani Linh, ambas buenas chicas. Espero que estés bien y feliz en los EEUU. También espero que sepas cómo tratar a los otros con ternura y amor. Nada más conocernos supe que tu madre americana es una buena madre y que tanto ella como tu padre tienen un buen corazón. Si no mencionamos el pasado, cuando eras pequeña, podemos decir que eres una chica afortunada. Debes entenderlo así. Creemos que ha sido lo major para tí. Enviamos té para tu madre y tu padre. La ropa y los pañueños son para tu padre y para ti. No sé si te gustarán o no, pero por favor, aceptalos. Feliz año nuevo .Tu padre y tu madre de China 13 de diciembre de 2005

7º SEPTIMA

1 de diciembre de 2006
Querida familia Americana de Menging, Nuestra querida hija Mengting, te echamos mucho de menos. Muchas gracias por dejar que MengTing vuelva a vernos a Jiujiang en verano. Mengting parece sana y saludable. Nos trae buenos recuerdos. Hace aproximadamente un año ahora. Me gustaría que supieran que nos encantó verles en Jiujiang. Me gustaría que supieras que tu madre es una mujer china tradicional. Ella no pudo atender a tu familia cuando estuvisteis aquí. Ella trabaja duro para ahorrar todo el dinero que puede para tu familia. Si hace algo que siente mal a tu familia, te pido discupas de su parte. Ella os quiere mucho.Nuestro negocio sigue siendo el mismo. He comprado otra franquicia de una compañía alimenticia en Henan. Estamos en los comienzos y no es fácil, pero he decidido ahorrar todo lo posible para enviar a tu hermano a América a la universidad. Así también podrás pasar más tiempo con él. Tu madre se ha mudado a NanChang para llevar una lechería. Yo dejé mi negocio en Jiujiang a mi sobrino, el primo de Wu Chao. Él se encarga del negocio y cuida a QWu Chao en Jiujiang. He contratado un profesor de inglés para que haga hincapié en este idioma. Está haciendo grandes progresos. Esperamos que nuestra hija pueda hablar chino algún día. Esperamos que nuestra querida hija pueda tener una vida saluzable y que crezca rápido. Les deseamos también un feliz año nuevo. Enviamos unos pequeños obsequios para tu familia. Esperamos que les gusten. Tu padre chino, Wu Jin Cai, tu madre china Xu Xian Zhen y tu hermano Wu Chao. PD. Nos hemos mudado a la casa de al lado.

Seguidores de mi blog

amigos

bus stop

mis videos dailymotion

Los vídeos de CARLAYMARIMEI en Dailymotion

Daily Calendar

valencia city

VALENCIA

bloguez.com

mapa

Calcular PageRank

el mundo

fiestas nacionales de españa